viernes, 8 de junio de 2012

Inventario



Despacio
parando el tiempo de ayer
y el de mañana,
guardo en el baúl 
este inventario de recuerdos;

Un anillo de goma,
una caricia con sabor a helado,
un roce de labios en el calor de Agosto,
un beso entre libros que encendió un nuevo año.

Esa esquina de tu boca,
una mirada,
el abrazo enroscado en mi espalda,
el vuelo cristalino de una mariposa,
dos poemas viajeros ocultos en mi mano,
un pájaro tras el cristal.

Aquel sueño blanco, negro y rojo,
certezas de acuarela,
un libro o tal vez dos,
una llave,
un gato, una rana  y dos zapatos,
aquella estrella y un copo de nieve,
un suspiro 
las decepciones
y
una lágrima,
una lágrima dulce y amarga
que mantenga vivos todos estos recuerdos
para nunca volver.

(A.A.M.) © 2012

11 comentarios:

  1. Hay que ver todo lo podemos llegar a guardar en el baúl de los recuerdos, mira que metemos cosas, pues aun tenemos espacio para siete vidas más, lo que ocurre es que el señor tiempo nos tiene controlados al segundo.

    Hermoso poema Ana, un abrazo.
    El "comocido" Diego

    ResponderEliminar
  2. Hay que ver todo lo podemos llegar a guardar en el baúl de los recuerdos, mira que metemos cosas, pues aun tenemos espacio para siete vidas más, lo que ocurre es que el señor tiempo nos tiene controlados al segundo.

    Hermoso poema Ana, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No pares nunca, amiga Ana, el tiempo de mañana.
    El poema que hoy publico, tiene también algo de recuerdos guardados.
    Solo que yo los guardo con egoísmo de futuro.
    Me gusta ver de nuevo juntos a tres viejos amigos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un anillo de goma,
    una caricia con sabor a helado,
    un roce de labios en el calor de Agosto,
    un beso entre libros que encendió un nuevo año...

    Querida Ana, tus letras son dulces como la caricia de ese helado de agosto.

    Me encanta leerte!!

    Un beso poeta :)

    ResponderEliminar
  5. Qué delicia compartir baúl similar, donde cabe una mirada, un susurro, un suspiro, y un chicle con sabor a coca-cola de niñez... Solo si te queda espacio, te dejo aquí para guardar un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por Duplicado "Anónimo Diego", se puede guardar una vida y siete más tienes razón.

    Un besazo y de nuevo gracias por venir por aquí

    ResponderEliminar
  7. A mi también me gusta encontraros por aquí a Diego y a ti, es imparable el tiempo de mañana, solo se puede parar para algo que sabes que nunca estará. Ahora me paso a ver tu poema muchas gracias Juan y un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  8. Gracias Luisa, te agradezco mucho tus palabras y por supuesto tu visita, un beso grandote

    ResponderEliminar
  9. Esas pequeñas cosas Magda que marcaron un tiempo y que están ahí para siempre guardadas, me quedo el beso y te mando otro, muchas gracias

    ResponderEliminar
  10. Llenito Juanjo, yo tengo un poco síndrome de Diógenes incluso con los recuerdos, muchas gracias por tu visita y me alegro mucho que te parezca un buen poema.

    Gracias, un beso

    ResponderEliminar