jueves, 15 de diciembre de 2011

El Paso del tiempo




Es lento su caminar
las manos atrás, sujetándose,
y esa mirada perdida
sin esperanza ya
sin esperanza,
lleva una losa pesada
de inmensa soledad,
viendo como se van los días
siempre iguales.

Atrás quedaron luchas,
sueños, vidas, ilusiones,
deseos, abrazos perdidos.

Yo leo sentada en aquel banco,
en el banco de siempre,
pasa a mi lado
y me mira sin mirar,
insisto en su mirada y sonrío,
me devuelve una mueca
similar a una sonrisa,
casi aparece un pequeño brillo
en sus ojos olvidados,
mientras arrastrando sus pasos
se aleja de mi
y del tiempo.

(A.A.M.) © 2011

10 comentarios:

  1. Preciosa historia y precioso poema lleno de ternura. Un besazo enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Es triste el pensar que la vida te puede hacer la mala jugada de tenerte muerto mientras aún respiras...

    Cuánto significado encierran tus letras Ana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es triste estar vacío de sueños, aunque el corazón siga latiendo y nuestra cansada sombra nos persiga.
    Seguro que tu sonrisa le hace bien. Es el único calor que le queda en la fría mañana de soledades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Juanjo, muchas gracias, una vida de historia en esos ojos que inevitablemente siempre observo, siempre busco y se que él también busca mi sonrisa.

    Un beso grande y más gracias

    ResponderEliminar
  5. Pues si Tomás es tristísimo ese final para una vida, pero en muchos más casos de los deseados ocurre

    Un beso y gracias

    ResponderEliminar
  6. Y cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.....Juan. No cuesta nada ofrecer una sonrisa que a pesar de su mirada vacía, pienso que siempre busca.

    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  7. una entrada conmovedora, me ha gustado mucho a pesar de la tristeza, saludos

    ResponderEliminar
  8. Ana es la marca que llevamos todos incluso los que se creen dioses eternos.Una descripción perfecta de la vida ,de nosotros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Ismael, me encanta la palabra conmovedora

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Gracias Diego, es largo ese camino por eso yo siempre reivindico la ternura para paliar de alguna manera soledades.

    Un beso

    ResponderEliminar