domingo, 8 de mayo de 2011

Y AHORA ME PREGUNTO




¿Cómo nacen los sueños,

Cuándo aparece ese manantial
que acaricia el pensamiento;

En que momento cambia la orientación
lo cotidiano para pasar a ser
duende especial,
mágico,
único?

Y ahora me pregunto

¿Por qué mueren los sueños?

En aquel pasillo del eterno abrazo
ya siempre llueve sobre nuestras pisadas

(A.A.M.) (c) 2011

10 comentarios:

  1. Precioso poema Ana, como siempre y un tema eterno. ¿Cómo nacen y por qué mueren los sueños? "Ya siempre llueve sobre nuestras pisadas...". Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la clave está en no preguntarse el por qué. La vida está llena de opuestos.
    Un besazo Ana

    ResponderEliminar
  3. Los sueños son siempre necesarios. En definitiva, soñar es hacer poesía aunque no sepamos.
    Y como tú bien sabes, la poesía es muy necesaria en la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo, precioso y bellísimo. Un mundo de preguntas por responder. Y lo bonito es que nunca se terminan ni las preguntas ni la capacidad de las respuestas. Alguien dijo que "cuando conocia todas las respuestas, el universo me cambió todas las preguntas".

    Un besito Anuska.

    Juanjo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rafa, un tema eterno, nacen y mueren como todo en la vida, pero tan necesarios.

    Un abrazo gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  6. Querida Aurora esa es la mejor postura para seguir caminando.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Para mí fundamental Juan, exactamente igual que los sueños.

    Un beso grande y gracias

    ResponderEliminar
  8. Pues sí Juanjo y que no falten nunca las preguntas y la curiosidad para seguir aprendiendo y por supuesto soñando sueños.

    Buena frase, un beso Juanjo y muchas gracias me alegra mucho que te guste

    Anuska

    ResponderEliminar
  9. Ana, yo no tiraría la toalla jamás , quizás peque de un optimismo excesivo, pero todo puede ser y más aun en los sueños, tal vez, tal vez llegue hasta los sueños tu precioso poema y les dé por deslumbrar tus pisadas con rayos ultravioletas o deslumbrarlos con unos precioso rayos de sol en un tímido crepúsculo del amanecer.
    Un abrazo amiga, el anónimo

    PD: Al final con tanto anonimato me creeré que no existo

    ResponderEliminar
  10. Que bonito comentario me trae este "Anónimo", yo jamás tiro la toalla, aunque a veces flojee pero soy una luchadora siempre. Claro que existes, ahora solo te queda hacerte un blog de nuevo así podremos disfrutar de la belleza de tu palabra, que al menos yo echo de menos.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar