viernes, 8 de abril de 2011

NUNCA OLVIDO




En realidad no se si quedan esperanzas
o quizás ya nada será.

Un día soñé un sueño
ese espacio único
pintado de blanco
con sillones negros
y pequeñas pinceladas rojas,
donde abrazábamos momentos
desordenando tiempos,
sabiéndonos ciertos en un mundo
de cosas pequeñas, pero eternas,
siempre plural.

Preguntemos al corazón
¿Por qué ya no cree?
¿Por qué no sueña ya?
¿Por qué nada espera?

El ayer viene gritando desde lejos
para que no olvide,
aunque no oiga sus gritos
nunca habrá olvido.

(A.A.M.) (c) 2011

8 comentarios:

  1. el ayer siempre ha de gritar, aunque sea un poco y no queramos escucharle...

    un abrazo, besos, ana
    au revoir!

    ResponderEliminar
  2. Aunque no queramos escucharle está ahí y aparece siempre, siempre vuelve.

    Un beso y muchas gracias Allan

    ResponderEliminar
  3. Precioso el poema Anuska, preciosa esa visión del olvido . Un besazo,

    Juanjo

    ResponderEliminar
  4. gracias Juanjo un besito, me alegra mucho mucho que te guste, se que lo sabes, es importante para mí

    Anusk

    ResponderEliminar
  5. Los gritos del ayer siempre se escuchan, aunque tratemos de ponerle la sordina del olvido.
    Y cuando son lacerantes, los gritos hacen daño en el corazón.
    Como siempre, buen poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Amiga Ana, exterminar el olvido de raíz es una misión casi imposible, siempre nos queda algo que con un simple roce ¡PUM! Desata aquello que creíamos totalmente lijado. Entonces ya sabes, empiezan a resurgir asperezas poros en fin de todo, parte buena y parte mala.
    No olvides nunca, porque así siempre tendrás flores como esta para compartir.
    Saludos amiga.

    El anónimo Diego

    PD: Tiene guasa esto del anónimo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Juan,me alegra mucho que te guste, los gritos de ayer siempre se escuchan, incluso se escuchan los susurros, el olvido está lleno de recuerdos.

    Un beso Juan y gracias

    ResponderEliminar
  8. Vaya que sorpresa esta visita del "anónimo Diego", nunca me olvido de nada, jamás, tengo una buena memoria para lo bueno y para lo malo, aunque por supuesto siempre desgrano y me quedo con lo bueno de todo, lo que mereció la pena.

    Me encanta encontrarte por aquí, espero que en algún momento vuelvas a "activarte" para poder disfrutar de tu bella poesía.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar