jueves, 29 de junio de 2017

Unico testigo




El tiempo mata de miedo
cuando está vacío.
El sol me dice adiós
le veo marcharse desde mi ventana,
va encendiendo silencioso
una a una todas las estrellas,
tú ya no estás allí
todas las noches a las once,
donde siempre me acordaré de ti.
Solo queda ya la poesía
como único testigo.
©AnaAgudo

2 comentarios:

  1. Me acordaré de ti todas las noches a las once. En la plaza sin luna de tu ausencia pronunciaré tu nombre todas las noches a las once............ precioso poema y precioso y triste poema el tuyo. Ya se que estas pasando por un mal momento. Lamento mucho esta situación tan dolorosa para ti. Un abrazo.

    ResponderEliminar