miércoles, 4 de abril de 2012

Llanto de lluvia





Fue un lamento inerte
por un silencio helado,
una gota fría 
de lluvia interior.

Llanto de lluvia
que inundó la oquedad
de un corazón, aquel corazón
que la soledad de ti,  fue vaciando, 
cucharada a cucharada.

      (A.A.M.) © 2012

8 comentarios:

  1. Gracias Juanjo otro abrazo para ti, me alegra que te guste

    ResponderEliminar
  2. Esa lluvia interior, que en ocasiones empapa sin dejar rastro... Bello, muy bello... un beso Ana!

    ResponderEliminar
  3. Y ahoga hasta que consigues evacuarla, luego todo empieza a ser más sencillo, un besazo Magda me alegra encontrarte por aquí, que geniales las fotos de ese reportaje.

    ResponderEliminar
  4. En ocasiones la lluvia nos deja noqueados, mojándonos con recuerdos, añoranzas y zarpazos, menos mal que la naturaleza es sabia y también nos da fuerzas para aguantar los diluvios que lo inundan todo.

    Ana poema corto igualmente hermoso.

    ¡AH! UN FUERTE ABRAZO

    Diego

    ResponderEliminar
  5. Te contesté, Ana, a un comentario tuyo... no sé si lo leerás.
    Gracias, siempre.
    No tengo más palabras... BESOS, BESOS, BESOS

    ResponderEliminar
  6. Un beso Diego, me alegra que te guste y que te pases por aquí, aprendemos a aguantar los diluvios si y una vez que deja de llover el sol va secando y vuelve todo a renacer.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti Mayte, ya lo leí un beso grande.

    ResponderEliminar