martes, 27 de marzo de 2012

Dibujado con los dedos




Entonces
en ese momento justo
con la punta de los dedos
mojados por una lágrima,
pasó la última página de aquel libro.

Atrás quedaron tiempos de certezas,
alas cansadas de intentar volar un sueño
rotas de dolor en aquel acantilado,
arriesgando vida y vida
para alcanzar un soplo de ilusión,
un camino entre nubes.

Con la punta de los dedos
hoy dibuja un adiós en el viento,
como un latido de belleza entristecida.

(A.A.M. © 2012)

8 comentarios:

  1. ANA, precioso poema cargado de nostalgia por algo que quizás no pudo ser; me trae a la memoria otro poema de J.A. BUESA que dice así: Un gran amor es una herida que se abre en flor y aroma, como un surco en la tierra.Y aunque la herida, a veces, al instante se cierra, queda su cicatriz para toda la vida. un abrazo P.O.G.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que irremediablemente tendrás que volver a releer esas páginas.
    Es difícil decir adiós a los recuerdos.
    El poema es muy bueno, tal como nos tienes acostumbrados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema que recuerda algún momento justo. A veces la punta de los dedos rozan una vida o una piel y rompen sin querer una de las cosas más frágiles que existen: El silencio.

    Un beso Juanjo

    ResponderEliminar
  4. La fugacidad de la belleza más íntima,
    la brevedad del latido del ser,
    y la total suavidad del tacto de dos dedos acariciando un sueño...
    Hermosa poesía.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias Juan, agradezco mucho tus palabras y las valoro.

    Hay veces que cuando se pasa una página y se cierra un libro nunca se vuelve a leer.

    Un beso y de nuevo gracias

    ResponderEliminar
  6. Gracias Juanjo hay momentos justos que marcan una vida, la punta de los dedos en ocasiones escriben un destino y dibujan un adiós en el silencio.

    Me alegra mucho que te guste, ultimamente aparezco menos por todos lados, siempre agradeceré que en un momento de mi vida me empujases a mostrar mi poesía, de eso para bien o para mal puedes sentirse responsable.

    Un abrazo muy fuerte mi querido amigo

    Anuska

    ResponderEliminar
  7. Gracias Luis, bonito comentario

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Con la punta de los dedos solemos rozar multitud de circunstancias que forman parte de lo que somos, en ocasiones reaccionamos a tiempo y dejamos escapar las que creemos por instinto que no nos interesan y en otras las atrapamos cerrando el puño como si en ello nos fuese la vida. De momento al rozar tu poema lo ha atrapado y no dejo que se vaya ,ya que me gusta mucho .

    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar