jueves, 24 de noviembre de 2011

NO OLVIDES LAS SEÑALES





Con toda esa juventud
que le desbordaba entre sus manos
inundaba de luz aquel espacio
repartía alegría y color.
En cada mechón rubio de su pelo
albergaba un sueño,
una ilusión.

Él se enamoró de su sonrisa
y del eterno brillo de sus ojos,
se aproximó silencioso, dulce, perfecto
como un auténtico príncipe azul,
salpicando todo del encanto
de su palabra, impecable y certera,
además del embrujo profundo
del mar de sus ojos verdes,
con vidas y vidas vividas en el tiempo.

Él puso el mundo a sus pies
y sin que apenas se notase
la rodeó de un muro
cada vez más infranqueable,
poco a poco sin hacer ruido
transparente y tupido
como tela de araña
que empezó a inmovilizarla.

Miedos
celos
crearon surcos,
abismos como noche sin estrellas.

Ella escondió su escote,
alargó su falda
y en el camino aquél
sin darse cuenta apenas
se fue borrando aquella sonrisa,
aquella que un día enamoraba
ahora provocaba.

No olvides las señales

Un día se descubrió sola,
en esa soledad oscura acompañada,
arrinconada, sin camino,
en un mundo hostil,
con las alas tronchadas
y una pátina gris cubriéndola hasta el alma.

Asfixia
ahogo
ansiedad
impotencia
rabia

Trató de levantar el vuelo
con sus alas tronchadas,
pero el dolor y el miedo
sangraban desde su mirada.

Allí estaban los de siempre
de los que él le apartaba,
abriendo los brazos para abrazarla,
para rescatarla,
para llenar su abismo de ternura,
para curar sus alas con bálsamo de caricias,
sin esperar nada,
y volver a pintar su sonrisa mutilada,
coloreando ese mundo gris
por el que desde hace tanto tiempo transitaba.

No olvides las señales

no te saltes las señales


Que nadie rompa tus alas,
que jamás borren el brillo de una mirada.

(A.A.M.) © 2010

10 comentarios:

  1. Querida Ana, no he podido evitar emocionarme mientras leía este maravilloso poema...

    Que nadie rompa tus alas,
    que jamás borren el brillo de una mirada.

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  2. Hay señales que son inequívocas y que jamás se deben ignorar, aunque por desgracia se suelen ignorar.

    Me alegra que te haya emocionado Luisa, por desgracia de una forma u otra expresado es algo tan habitual.

    Un beso muy grande también para ti

    ResponderEliminar
  3. un poema enorme y precioso, feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Nada hay peor que no saber leer a tiempo las señales. Un beso .

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ismael, bienvenido, me alegra que te guste

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Así es Juanjo, el problema es que no siempre es capaz uno de leerlas, sobre todo cuando tienes pocos años y poca experiencia, afortunadamente de todo se aprende, si se consigue salir victorioso, por desgracia no ver las señales a muchas mujeres les cuesta la vida.

    Un besazo, gracias por venir

    ResponderEliminar
  7. Poema definitivo, que dice a la poética manera, algo que una mujer nunca debe olvidar.
    !!! Nadie que te quiera puede tratar de hacerte cambiar!!!
    Si las alas son para volar, ¿quien puede obligarte a que no vueles a las nubes?.
    Aquel que lo pretenda es que estará por siempre reptando en la tierra al igual que las lagartijas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Juan por este comentario tan especial, es muy triste que alguien intente cambiar a una persona que conoció siendo tal cual era, que trate de enjaular por sus propios miedos e inseguridades, en realidad lo único que consiguen es perder, pero en ocasiones mutilan tanto que es difícil la salida, aunque cuando se consigue solo queda crecer, fortalecerse y continuar. Demasiadas chicas muy jovencitas pliegan sus alas a los deseos de sus futuros maltratadores, verdugos y asesinos, aunque en un momento determinado solo vean un acto de amor. Las señales son muy importantes, mucho y reaccionar a tiempo más.

    Otro abrazo muy grande para ti

    ResponderEliminar
  9. Quien coarta la libertad de un semejante es imposible que lo ame, solamente se ama a si mismo y ve al resto como conquistas, propiedades o rivales. Con algunas conductas hay que ser intransigente, pues no se puede ceder ni una uña esperando que se conforme con eso, después vendrá el dedo, después la mano y antes de que se de cuenta habrá tomado el cuerpo entero.

    Tu poema es un bello alegato a la libertad.

    Abrazos Ana.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Tomás, así es ni una uña, por que detrás de la uña va todo lo demás. Esa forma de amar es enfermiza y forma parte de sus miedos y de todas sus inseguridades. El amor es otra cosa, fluye simplemente.

    Me alegro que lo veas de esa manera, siempre funciona todo mejor desde la libertad

    Un abrazo Tomás

    ResponderEliminar