martes, 20 de noviembre de 2012

Perdidos





Perdidos el rastro y la palabra
en mundos paralelos,
en túneles paralelos.

La humedad de la noche
ahogó la posibilidad
y el tiempo murió de vacíos.

Tras el portazo
quedaron los escombros esparcidos
para ser pisados
y deshechos por una lluvia de lágrimas.

Sombras enlazan sombras
y el viento pasó la página
de una historia inacabada.

(A.A.M.) © 2012

10 comentarios:

  1. Pero.., ¿y que somos cuando no quedan ya palabras , y el rastro desaparece...?, nada, nada...
    Triste poema, querida Ana

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
  2. Por norma general las historias inacabadas suelen ser tristes, pero las cosas y las situaciones suceden sin que podamos cambiar los finales, o al menos eso creemos.

    Hermoso y lúgubre poema Ana, espero que las sombras no nos acechen demasiado, porque a mí me entra un frio.

    Un fuerte abrazo amiga

    ResponderEliminar
  3. Los túneles paralelos de los que hablaba Sábato. Túneles paralelos o un único tunel, ese era el dilema. Un único túnel en el que podía verla a ella reirse y disfrutar ajena al tema de los túneles porque ella vivía en el mundo ancho de los que no viven en túneles... En fin ya sabes que adoro esa novela. y ese verso de los túneles paralelos me lo ha recordado.
    Quien pone puertas no debe asombrarse de los portazos. yo prefiero una casa sin puertas y entrar por las ventanas. Besos

    ResponderEliminar
  4. No somos nada Fina, es así, sin palabra, sin mirada, sin rastro solo queda la nada....

    Pues si es un poema triste

    Un abrazo y muchas gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  5. Por norma general suelen ser tristes, las sombras están en el ambiente ahora, esperemos que no nos acechen demasiado al menos lucharemos por que así sea. Este poema puede tener varios sentidos, pero me encanta ver que lo que significa para cada uno.

    Otro abrazo para ti Diego

    ResponderEliminar
  6. Lo se, lo se Juanjo a mi también me encanta, Cuando una puerta se cierra se abre una ventana o al revés eso decía mi madre jeje, creo que hemos coincidido en puertas en tu escrito último y en este poema.

    Quien puede ponerle puertas al campo?, pero después de toda la reflexión de los túneles y las puertas no se si te ha gustado el poema.

    Besos Juanjo

    ResponderEliminar
  7. No todas las historias deben tener un final feliz. Puede que un viento frío y amenazador acabe con lo que pudo ser una bella historia.
    Pero por favor, amiga Ana: no pierdas nunca la palabra. Se necesita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La vida está llena de historias, unas acaban bien, otras mal y otras son la eterna historia interminable, lo vemos cada día en todos lo que nos rodean.

    Imposible en mi caso querido Juan, creo ante todo en el poder de la palabra y en su beneficio en todos los sentidos, nunca renunciaría a ella.

    Un abrazo también para ti

    ResponderEliminar
  9. De puertas, portazos y despedidas se compone en ocasiones nuestro camino... mas hay páginas que merecen ser pasadas sin mirar atrás. Quizá triste como te comentan, pero yo me encuentro cómoda en esta tu oscuridad que a todos nos atrapa en ocasiones... ¡Besos Ana!

    ResponderEliminar
  10. La vida no siempre es alegre y hay episodios tristes que todos vivimos de una manera u otra y ahí quedan en el recuerdo y seguimos camino.

    Me alegro que te encuentres cómoda aquí conmigo, ya sabes que es mutuo, muchos besos Magda

    ResponderEliminar