martes, 7 de febrero de 2012

Aprender




Aprender de la vida
con el triste dolor de las cenizas,
con el color gris de la ausencia,
con el amarillo de las hojas,
con el frío de una casa vacía.

Aprender a borrar las pisadas,
a buscar una luz,
a olvidar
a seguir
a recomenzar;

aprender a curar un alma fracturada,
despedazada,
aprender a buscar una estrella
aunque sea aquella olvidada;

aprender a vivir amaneceres sin voz
a bailar otra vez en las miradas,

aprender a subir de nuevo
por la enredadera de un sueño
y buscar el interruptor que encienda una sonrisa...
aquella sonrisa.

(A.A.M.) © 2012

10 comentarios:

  1. es hernoso, pero también hay que aprender que cualquier tiempo pasado fue anterior, y que lo que se fue no vuelve, saludos

    ResponderEliminar
  2. Ana, cada nuevo día nos depara nuevas enseñanzas, es una constante en la vida misma, en todas las cosas, para muestra un botón perfumado como es tu hermoso poema.

    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  3. Ana, como ya te he dicho antes, me encanta tu poema.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ismael, me alegra que te parezca hermoso, respecto al resto de tu comentario completamente de acuerdo a todo se aprende.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias Diego, como me gusta eso de "botón perfumado", cada minuto en la vida es un aprendizaje y una decepción decía en ocasiones mi madre; yo siempre aprendo, de todo aprendo.

    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  6. Gracias Tomás, me alegra que te guste y que hayas podido comentar :-) uno aprende y crece casi siempre a partir del dolor, no debería ser así, pero la realidad es esa.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Que suerte de vida es aquella capaz de sacar del dolor la bella enseñanza de:

    "aprender a subir de nuevo
    por la enredadera de un sueño
    y buscar el interruptor que encienda una sonrisa...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un beso a mi también me ha parecido hermoso y también te lo he dicho. Triste pero hermoso. Un beso

    Juanjo

    ResponderEliminar
  9. No es nada sencillo querido Juan, el proceso es doloroso, pero no queda otro remedio y además yo estoy segura que tu haces lo mismo, después solo queda seguir, continuar, subir esa enredadera buscando sueños y luces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que te guste Juanjo es un poema nuevo, este creo que no lo conoces, pero tal vez alguna vez he puesto algún verso en algún lado, no se, triste, quizás sí un poco, pero también lleno de esperanza.

    Un beso y muchas gracias mi querido amigo

    ResponderEliminar