miércoles, 27 de octubre de 2010

NO HABRA OLVIDO


Vendrá otro invierno
recuperando mi aliento,
el silencio desaparecerá
como esas hojas muertas
secas, por el sol y el tiempo.

Ya no volverán tus pasos
a caminar conmigo
mientras te abrazas a mi espalda,
deteniendo así el reloj de los sueños.

no hay olvido, ni abandono, ni otoño
ni llanto gris para esa esquina de tu boca,
aunque se cerró el camino aquel
donde yo me miraba en tu mirada,
en ese mundo de espacios pequeños.

No habrá olvido
solo un frío seco
doloroso hasta los huesos (AAM)

jueves, 21 de octubre de 2010

NUNCA MIS MANOS


Se han deshojado las caricias
y se van secando a mis pies;

El viento de otoño
ahora mueve tus cabellos,
ya nunca serán mis manos

Lluvia en los ojos
tristeza en la mirada,
sí, es ahora
ha llegado el momento
y llora el otoño, llora. (AAM)

viernes, 15 de octubre de 2010

SE DEJA DE QUERER Jose Angel Buesa (Cuba, 1910-1982)



Se deja de querer...
Y no se sabe porque se deja de querer

Es como abrir la mano y encontrarla vacía
Y no saber de pronto que cosa se nos fue.

Se deja de querer...
Y es como un río cuya corriente fresca ya no calma la sed
Como andar en otoño sobre las hojas secas
Y pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja de querer...
Y es como el ciego que aun dice adiós llorando
Después que pasó el tren.

O como quien despierta recordando un camino
Pero ya solo sabe que regreso por él.

Se deja de querer...
Como quien deja de andar una calle sin razón, sin saber
Y es hallar un diamante brillando en el rocío
Y que ya al recogerlo se... se evapore también

Se deja de querer...
Y es como un viaje detenido en las sombras
Sin seguir ni volver
Y es cortar una rosa para adornar la mesa
Y que el viento deshoje la rosa en el mantel

Se deja de querer...
Y es como un niño que ve como naufragan sus barcos de papel
O escribir en la arena la fecha de mañana
Y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer...
Y es como un libro que aun abierto hoja a hoja quedó a medio leer
Y es como la sortija que se quitó del dedo
Y solo así supimos... Que se marcó en la piel.

Se deja de querer...
Y no se sabe porque se deja de querer.

domingo, 10 de octubre de 2010

RECUERDO DE OTOÑO


El sol con su daga roja de fuego
en un lento atardecer de silencios,
rasga el horizonte de este otoño.

Siento el frío que comienza
o que quizás comenzó hace tiempo,
ese que traspaso la frontera de la piel
y se instaló dentro muy dentro.

Quedaron atrás bocas deshojadas
y páginas de Almas arrancadas
sin futuro
sin retorno.

Otras pisadas se hacen camino
en nuestra calle,
ya no hay pájaros que observan tras el cristal
su partida presagiaba el final.

Un recuerdo a otro otoño
aquel que se llevó en un abrazo los sueños (A.A.M.)